Vicente Nario

El patriotismo es la principal parte de la ideología mediante la cual la burguesía envenena la conciencia de clase de los oprimidos y paraliza su voluntad revolucionaria, porque patriotismo significa sujeción del proletariado a la nación, tras la cual está la burguesía. (Lev Trotsky, ¿Qué es el nacionalsocialismo?)

Los extranjeros no pueden, naturalmente, entender la significación de Vicente Nario para el pueblo de Arteaga. Lo celebramos este año, vale aclarar. Lo estamos celebrando en este preciso instante; mientras ud. lee esto del otro lado de la pantalla, nuestras banderas ondean furiosas al viento, siempre presente, de la localidad más heroica que se conozca, no obstante la opinión de La República en sentido contrario.
Nuestro libertador, José Gervasio Arteaga, personaje controvertido hasta que la historiografía lo clavó… en su condición de héroe, claro, como una mariposa en exhibición, intocable, eterno, perpetuo, inmortal, valiente, etc, ha sido objeto de una polémica interminable acerca de sus propósitos y acciones. La controversia se acepta hoy en virtud de su inmediata refutación por parte de los eruditos más respetados por las autoridades, de lo contrario habríamos procedido a ocultarla diligentemente como tantas otras cosas de tenor parecido. Eso porque la cohesión social en Arteaga ha sido históricamente un asunto un tanto dificultoso. Pues bien, uds. se preguntarán: ¿cuál es esa leyenda maliciosa que invocan los adversarios de la libertad y la constitucionalidad de nuestro pueblo? En mi condición de custodio de los valores más altos de Arteaga, debería mandar al curioso, indagador, a la puta que lo parió. Sin embargo, como dije antes, nuestra política republicana de transparencia y honestidad supremas nos permiten responder al hereje con la garantía que la verdad concede a su portador.
Sucede que, de acuerdo a la tesis antiarteaguista, antipatriótica, falaz en extremo, este creador de nacionalidades no habría contemplado en su plan original la constitución de una localidad independiente de Arteaga. Siempre según esta mezquina interpretación, don José G. Arteaga habría sostenido y conjugado la necesidad de formar una alianza impura con los cerdos de Mansavillagra, ¡nuestro eterno enemigo, causa y principio de toda nuestra miseria, estandarte de la barbarie, portador de la injusticia, dador de la desdicha! ¿¡Cómo podría Arteaga haber surgido de este súcubo de la inmoralidad!? Esta opinión transgresora recuerda aquella de los gnósticos según la cual el universo habría sido engendrado por un Demiurgo, amo de la maldad. De manera que la virtud  extraordinaria que hoy nos distingue procedería del pecado original, de un error imposible de precisar que se arrastra desde el origen de nuestra raza. Una ridiculez.
Por eso mismo esta teoría es, en Arteaga y en cualquier lugar que sus leyes alcancen, la herejía final. Sus partidarios son perseguidos por nuestra incuestionable justicia con el mayor rigor. Como aquella vez que un escolar tuvo el descaro, la indignidad, de quemar el pabellón nacional (que envuelve todos nuestros chocolatines) por accidente tratando de tocarle fuego a una hormiga, mientras comía el dulce de la degeneración. La turba lo entregó, procediendo del modo más adecuado, a los depositarios de la ley, y estos, en medida igualmente admirable, lo devolvieron a la muchedumbre para que cumpliera la ejecución. Fue este uno de los pocos incidentes que requirió la aplicación de medidas extremas. Para nuestros magistrados y oficiales, las mutilaciones y torturas son más frecuentes y eficaces, como establece también la Carta Magna aprobada en tiempos de Arteaga. Esto tiene dos consecuencias positivas: el refuerzo de la doctrina y el inmediato reconocimiento de sus detractores. Es lo que prescribe la legislación liberal y humanitaria a la que nos adherimos sin reparos, excepto en situaciones de crisis política, social, racial, comunal, descomunal o criminal. Claro que a veces se producen errores como las palizas a discapacitados naturales, pero se producen por un exceso de celo patriótico perfectamente justificado, no por la perversidad de nuestros ciudadanos. Además más de uno se lo debe haber merecido. Es así como establecimos la (casi) unanimidad de la creencia ortodoxa, que hoy podemos afirmar prevalece entre la población poseedora de todos sus miembros. El auxilio judicial no es más que una herramienta para este fin conciliador.
La guerra contra los mansavillagros tuvo como hitos, entre otros, el Grito de Ausencio, que dio comienzo a las hostilidades cuando numerosos servidores de este imperio réprobo lo traicionaron y se pasaron a nuestro bando, y la Gran Huida Patria, cuando José Arteaga y sus seguidores (literalmente) huyeron despavoridos ante la posibilidad (bastante cierta a juzgar por los documentos) de ser sodomizados con cadenas de bicicleta por los mansavillagros. José Arteaga no regresó, viviendo en el pánico hasta sus últimos días, no a causa de un ataque homosexual no concretado (algunos revisionistas sostienen que sí se habría concretado, pero ya no tienen manos con que escribir la herejía) sino gracias a la asistencia de un negro que le ofreció el servicio gratuitamente y sin implicaciones políticas.
Para finalizar, resumamos las características que enorgullecen a todo arteago que las posee (junto con todos los miembros y órganos): humildad, soberbia, grandeza (de espíritu y corpulencia) desprecio por el diferente, aprecio por el igual, tomador de mate, jugador de fúbol, bebedor de caña, fumador de caño, portador de caño, recio, educado, ilustrado (por algún artista gráfico tan arteago como él), no cobarde, inclemente con el vencido, macho (incluso si es mujer) blanco, orgulloso de su raza, televidente de canal 4 de Arteaga (por ende justiciero por mano propia), lector de El País-Sano y votante de Bordaberry o su antagonista no diferenciable, o sea la izquierda arteaga.
Bajo la bandera del Bicentenario fue hallado un asentamiento habitado por negros que escuchaban cumbia mansavillera y no poseían ninguna de estas virtudes, a los que se privó de una ciudadanía que no hacían mérito alguno por merecer. Los extranjeros no pueden, naturalmente, entender la significación de Vicente Nario para el pueblo de Arteaga.

Anuncios

Hitos de la cultura de Arteaga

1898: Tiene lugar el primer festival “Free Arteaga!” con la participación de Beastie Boys, Bad Religion, Rage Against the Machine y Horacio Guaraní, auspiciado por Coke Cola (H. Guaraní, no el festival)
1911: Se celebra el primer “Arteaga Rock”, vil excusa populista para mermar el poder de los cerdos de Cerro Colorado y promover nuestros intereses separatistas a través de la música y el alcohol.

1912: Nuestro pueblo estima con acierto la catástrofe que se avecina y de su profunda creatividad telúrica emerge, antes que en Europa, el expresionismo. Se disuelve de inmediato al constatar que Arteaga no tiene conciencia ni historia ni civilización ni ninguna de esas cosas que dan lugar a un movimiento artístico de vanguardia.

1935: Se publica la primera “Historia Oficial de Arteaga”, que comprende 3 páginas, 2 de las cuales son diatribas contra los cerdos pobladores de C.C.

Late 1935: Se publica la segunda edición de la “Historia…” (encargada a Gibbon) con las mismas 3 páginas, aunque se suprime el capítulo dedicado a Arteaga que es sustituido por más diatribas

1938: El notable artista Yeims Yois, oriundo de Arteaga, publica “Arteagos”, conjunto de relatos costumbristas altamente polémicos. La edición es incinerada. También YeimsYois.

1939: El Politburó sanciona la nueva política cultural. Se la conoce como “Realismo Arteago” y la primera obra que se inscribe en esta tradición lleva el nombre de The Waste Land, pero un juicio por plagio la convierte en “La Tierra Baldía” (!)

1944: Después de la Gran Guerra Patria contra los Mansavillagros, aliados de los cerdos por supuesto, se escribe la “Leyenda Patria”. Sí, se escribe dijimos. A raíz de este hecho, nuestro ejército toma el jocoso nombre de Amansavillagros.

1963: Una purga acaba con todos los representantes del “Realismo Arteago”. El sempiterno naturalismo pictórico es restaurado.

1978: Se organiza el evento anarcopunk “Holidays in Arteaga” que convoca a 2 asistentes y una banda. Los 2 asistentes eran miembros de la banda que, arruinados, se sentaron a un lado del escenario. La banda era Subhumans y el tema que desató la barbarie fue “Til The Pigs Come Round” dedicado a los hermanos de Cerro.

1980: El hastío posmoderno, el relativismo cultural, la deconstrucción derrido-heideggeriana y otras lacras similares se apoderan del arte arteago, hasta que un caudillo local proclama: “¡Basta de decontruir, es hora de contruir, carajo!” y todo vuelve a la monotonía habitual.

Estadísticas de Arteaga

Índice de delincuencia: 0

PBI: $U 2135 (Mi sueldo anual)

Población: 1 habitante.

Estimación para el 2010: 0

Esperanza de vida: 1 semana

Analfabetismo: 100 %

Deuda Externa: $U 103 (El surtido que hice el año pasado en Cerro Colorado y no pagué. Ni pagaré. Cerdos)

Importaciones: No

Exportaciones: 3 Tatú mulita en 2009

Empleo: Sí, a dios gracias.

Cultivos: 2 mts2 de papaboniatozapallozanahoriatomatelechuga y 1 árbol frutal demisec (!)

Modo de Producción: Feudal

Principales Actividades Económicas: El saqueo de arroz de los trenes descendentes. Abigeato.

Sistema Político: Despotismo Ilustrado

Religión: Metodismo Arteago.

Filosofía: Realismo ingenuo, dualismo ontológico, materialismo dialéctico, aristotelismo, tomismo.

Gentilicio: Arteago

Hechos notables de Arteaga (I)

El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio, Economía, Minería, Interior, Salud, Pesca del Surubí y Caza de Tatú Mulita de Arteaga y su excelentísimo titular, o sea yo, le invitan a conocer un poco más acerca de nuestra industriosa aunque poco desarrollada ciudad. En sucesivas entradas informaremos sobre nuestras actividades y costumbres.
Fechas Históricas:
17 de Abril: Día en que comenzó la ascensión del Gran Repecho Patrio escapando de una ofensiva de los antiguos habitantes locales, los tatú mulita.
25 de Mayo: Día en que se alcanzó la cumbre del Repecho, de unos 600 mts., gracias a nuestro amado estratega y líder. De allí se preparó la ofensiva que culminaría en nuestra independencia.
4 de Junio: Día en que, a pesar de haber capitulado ante el tatú mulita, concretamos un más que aceptable acuerdo que nos procuró nuestro actual territorio.
5 de Junio: Día en que se declara la independencia de todo opresor y se promulga la Constitución más liberal de su época, que solo excluye de la ciudadanía y priva de derechos al tatú mulita, negros, enanos, blancos, Martín Aquino, Tomás de Aquino, el clero, los militares, comunistas, anarquistas, fascistas y cerdos (acá están incluidos los naturales de Cerro Colorado).
8 de Agosto: Día en que llega el ferrocarril a la localidad. Una cruda batalla, guerra civil incluida, trae el caballo de acero a nuestro territorio, luego de arrebatárselo a los cerdos de Cerro Colorado, nuestro enemigo ancestral.
9 de Agosto: Día en que los cerdos de Cerro destruyen la vía 2 de nuestra estación, como puede apreciarse en la foto, llevando de este modo la prosperidad a su pueblo, ya que de ahora en más los trenes no harán cruces ni maniobras en nuestra parada, única fuente de provisiones de nuestros habitantes.