Steeled in the school of old Aquinas

La humanización integral del animal coincide con la animalización integral del hombre.

Giorgio Agamben

Que los hippies tienen la culpa de todo lo que ocurre (y asumiendo la falacia argumental que implica tomar como ejemplo al representante con menos luces de la manada, allí está Cordera y su violación en nombre del reino vegetal) no es novedad para nadie, ni siquiera para ellos mismos; que la situación de Venezuela esté directamente relacionada con esta circunstancia puede parecer, a algún desprevenido, un poco traído de los pelos. No es así, y la razón no es, desde luego, que Maduro haya desconocido el reclamo de la pacha mama, haciéndose acreedor a la maldición de los pueblos originarios y la venganza de los espíritus de los arbustos, arándanos y demás.

Lo que sucede, más bien, es que la operación ideológica (ideología es, en palabras de Paul de Man, la naturalización de la problemática relación signo-referente) que dio voz a las hortalizas y otras fuerzas elementales, presupone la negación de esa dimensión simbólica que es constitutiva del ser humano y que lo distancia de la materialidad primaria de su condición para ubicarlo en el territorio de la cultura, que no es otro que la naturaleza (y no en sentido metafórico) social, política en definitiva, del hombre.

Este cambio implica a su vez la conversión de la historia y del sujeto, categorías del discurso político que permiten el análisis e interpretación de los hechos (“hecho” que es determinado por la teoría) caóticos observados, en cosas, en “Pelados” Cordera asimilados al yuyo (y suelen estar asimilados al “yuyo”, sobre todo desde que se los habilitaron y se consigue en la farmacia, en el quiosco, en la dependencia policial, en el convento de la esquina) que ya no actúan en el espacio discursivo de las razones sino en el ciclo natural de lo orgánico, de las leyes inexorables de los procesos físico-químicos que demandan la violación y la escucha indiscriminada de cumbia cheta ya que estos son una respuesta adecuada al estímulo no mediado por el logos.

Nada más alejado de la Justicia, del Bien, de la Verdad, del conjunto de postulados éticos platónicos que este apego a la copia infiel de la Idea que es la naturaleza, pura representación desorganizada previa al sentido y al concepto, apariencia o, para decirlo con Plotino, pobreza e indigencia de la vida: el mal. Según Kant, la libertad no es algo tangible, que pueda hallarse en alguna parte, sino la posibilidad misma del sujeto; sencillamente, no podemos pensarnos como un fenómeno natural entre otros sino como límite que hace posible el mundo fenoménico.

¿Cómo conduce esta adhesión de la palabra al objeto, esta renuncia a la instancia crítica del metalenguaje, esta peladocorderización del pensamiento, al apoyo del golpismo, alentado por el fan de la Bersuit, Luis Almagro, en Venezuela?

No sé si Venezuela sea una idea subsistente plotiniana, pero tampoco es algo que se vaya a resolver confinando la discusión a la democracia de los hippies cuando el problema es precisamente ese, la democracia, demasiada democracia en su sentido natural y despojado de concepto. En otro estadio del orden del Ser, mucho más próximo a la verdad y casi realizando la totalidad hegeliana, se encuentra Corea del Norte, participando plenamente de su concepto. ¿Y alguien puede imaginarse, acaso, al compañero Kim Jong-un de bermudas y chancletas en Valizas?

Breve cronología de la crisis griega y sus antecedentes.

Si bien todos, sí todos, sabemos que la crisis mundial y su reflejo local, tal el caso de Grecia, se debe a la bancarrota de la acumulación del capital y al desarrollo de las contradicciones internas del mismo, a la onda larga de tonalidad recesiva instaurada desde la década del ’70, no podemos obviar los factores concretos que actúan en Atenas (y sus alrededores)

A pesar de que una periodización basada en la totalidad hegeliana y en el método dialéctico sea la forma científica de explicar este fenómeno, me reservo esa tarea para Tribuna de los Trabajadores o algún medio similar, y procedo a desentrañar la crisis a partir de manifestaciones empírico-históricas-positivistas accesibles a todo el público más o menos instruido mas no especialista. A por él, pues.

– La civilización minoica descubre el comercio. No se apresuren, insensatos, no se trata aún del comercio capitalista o siquiera del comercio de las ciudades-estado sino del intercambio simple, pero ojo, porque esto se pone espeso.

– Joyce escribe el Ulises, en el que se basa Homero para sus relatos La Ilíada y la Odisea. Odisea es cómo esta tremenda patraña fruto de la tradición oral se plasmó en el alfabeto fenicio. No sé mucho más al respecto.

– Platón funda la filosofía occidental bajo el gobierno de Pericles. Toda la filosofía posterior será una nota al pie de página de Platón, a decir de A.N. Whitehead, en tanto los deconstructivistas señalan este paso como el pecado original del racionalismo. Vaya uno a saber.

– Alejandro Magno (a quien Diógenes pidió que no le hiciera sombra, entre otras ofensas) conquista a los persas, pero esto no va a quedar así (tampoco la indisposición entre Diógenes y Alejandro)

– Los romanos hacen suyos a los griegos y los encajan… en el Imperio Bizantino. Esto no tiene ninguna influencia en la crisis, hasta donde yo sé.

– Desde el punto de vista económico, acá tratamos de la transición del esclavismo al feudalismo, la que prefiero abstenerme de abordar en este estudio. No se preocupen, aún no estamos ni cerca de la crisis.

– Hasta que Grecia se incorpora al Imperio Otomano no tengo la más puta idea de qué pasó. Calculo, o más bien espero, que no tenga mucho que ver con el asunto que tenemos entre manos. Manos, Otomanos, es todo lo mismo.

– Ya en el siglo XIX (acá transcurrieron unos 4 siglos de los que tampoco sé un pomo) Grecia se independiza gracias a Lord Byron. Sí, cayó en la lucha independentista helénica. Y cayó literalmente, ya que tengo entendido que murió al caer al mar Egeo el depravado, aunque dudo bastante de esta versión (¿se imaginan a canal 4 informando el hecho? El hecho es que yo sí. Helecho. Un jardín de helechos helénicos u otras plantas de esas que enviciaron al notable vate es lo que hubiera aparecido en la noticia de Telenoche, todo rodeado por la truculencia, la sordidez, la adicción y la sangre)

– Guerra en Europa. Después de la guerra (que no sé cómo se saldó para Grecia y no quiero investigar tampoco) estalló… estalló la guerra entre Turquía y Grecia, como era de esperarse.

– Dictadura. No hay mucho que agregar (bah, mucho que yo sepa, al menos)

–  Invasión alemana, Anschluss (bueno, estrictamente, no fue un Anschluss pero la palabra encara) seguida de las tensiones propias de la resistencia y la colaboración (ilustrado en el caso de “¿sale una moneda, amigo?”; si ud. colabora o se resiste, los resultados son totalmente antagónicos y aleatorios, o random)

– Acá viene el cataclismo más próximo que logro divisar, explicar y dominar conceptualemente con las herramientas que el marxismo ofrece: gracias a los acuerdos de Yalta, Grecia queda en manos de los aliados y Stalin ahoga la revolución incipiente.

– A causa de esto, Grecia, en lugar de tomar el camino glorioso del socialismo y la economía de transición, se une a la OTAN, la ONU, el FMI, la CIA, la NRA de Charlton Heston y yo qué sé cuánto organismo más de subordinación al imperialismo, al libre mercado y a las siglas de 3-4 letras.

– Y ahí sí les cayó el meteorito: en la década del ’80 lo encajan en la Unión Europea. Como vimos, venía del fascismo, la guerra civil, la monarquía y la recién proclamada república, por lo que muy católica en el plano económico (y en ningún otro, ni siquiera en filosofía presocrática) no estaba.

Es pobre, pobrísimo, no tiene industria, la productividad agrícola es más baja que Fermín y lo único que lo sostiene es la asistencia de la UE, el sistema financiero y la estafa consuetudinaria. A raíz de esto, la moneda fluctúa más que la carrera actoral de Robert Downey Jr. y la deuda crece más que la proporción de pasta base en el organismo de un plancha. La más mínima zozobra de la chalana puede arrojar al pueblo griego a las fauces de Poseidón (o del propio Hades) y eso es lo que ocurrió en este 2010.

Las divisas se esfuman más rápido que ninja en película clase B nipona, Grecia se declara en default y Alemania se apresta a cobrar venganza y negarle el peso-pa’-la-birra.

La muerte económica está más cerca que Lacalle de la botella de whisky y el buraco es más profundo que pozo séptico de gordo. El fin está más próximo que miope a material de lectura.

Manténganse sintonizados.