Nostalgia alternativa

Nostalgia, nostalgia, que no se celebra… La Sangre de Verónika

La nostalgia promovida por los medios y los boliches es muy selectiva, su objeto se circunscribe a unas pocas opciones bien delimitadas por éstos y debidamente dispuestas para su consumo por los viejos chotos que no encuentran mejor motivo para ponerse en pedo y/o hacer el ridículo.

Si no, que lo diga mi amigo Pablo, que el año pasado, después de escuchar catorce horas seguidas el Reign in Blood de Slayer, editado en 1986, salió con el machete, víctima de un ataque de nostalgia, y pasó por el cuchillo a unos cuantos de esos viejos chotos/chetos antes de que pudieran detenerlo.

Anuncios