High IQ en el Cordón

Lo recuerdo desde el primer momento que entró en el bar, trayendo un recorte de diario en la mano, dirigiéndose a alguien con quien, según supe después, había tenido una discusión unos días antes. No sé por qué pero me llamó la atención ese paso arrogante, suficiente, esa mirada hacia ninguna parte que buscaba precisamente a esa persona que sabía iba a encontrar en el mismo lugar de siempre. Lo encaró aunque el otro no parecía darle pelota, lo llamó, agitó el papel frente a los ojos apáticos de su víctima y le dijo “Mirá, ¿ves? Yo tenía razón”.

Jorge empezó así una indagación que lo iba a conducir a la locura que todos llegamos a conocer. Al principio nos pareció simpático, después se fue haciendo aburrido y terminó resultando penoso, pero Jorge experimentó, durante todo aquel tiempo, un placer que se fue incrementando con cada vertido de verdades que hacía en la cañada que era ese tema tan vulgar y que acabó por desbordarse y arrastrar las aldeas aledañas.

Nuestro amigo (yo todavía no lo conocía) sentía gran estima por su inteligencia, que todos cuestionaban o, en el mejor de los casos, tenían por normal. Jorge insistía en que no era así, que él era una eminencia y que podía probarlo, pero de manera indirecta, de acuerdo a índices y estudios que avalaban su afirmación. Ahí fue cuando se peleó con Adrián, que lo desafió a que demostrara su supuesta inteligencia empleándola de un modo que a todos pareciera concluyente. “No”, dijo Jorge, “eso sería aceptar tu argumento; lo único que voy a hacer es mostrarte que no es necesario hacer nada extraordinario para tener una capacidad superior, como la mía”. Y ahí arrancó todo.

Ese primer recorte que mencioné más arriba, el que me hizo reparar en Jorge y conocer su historia, citaba un estudio de la Universidad de Canberra, conducido por eminentes profesionales de la supremacía mental, que indicaba que los ateos poseen un IQ más elevado que quienes creen en Dios. Todos estaban al tanto de las convicciones de Jorge, ya que era muy recordado el incidente que involucraba al padre Aemilius, una cáliz lleno de orín y una escupida monumental del párroco sobre los feligreses al beber de aquella copa, perpetrado por el indecente en cuestión.

“Bah”- dijo Adrián, desechando el testimonio- “eso fue puro vandalismo. Además, ahí dice que los ateos tienen un coeficiente más alto que los creyentes, pero no aclara si estos son subnormales. Sos un pancho, Jorgito, seguí participando”- y le ofreció un trago de cerveza, que se reveló como… sí, pichí.

Indignado mas no rendido, Jorge regresó a los pocos días con otro periódico (y otra remera), que arrojó sobre la mesa que Adrián compartía con otros conocidos. En éste se leía que, de acuerdo a una investigación desarrollada por el Instituto Técnico para la Propagación de la Potencia Mental de Düsseldorf, Alemania, las personas con elevado CI retardan, o directamente declinan, tener hijos y formar una familia. Jorge, como todos sabían, estaba en contra del matrimonio y se negaba a reproducir sus genes por cuestiones de principios.

– ¿Viste gil? ¿Ahora que me decís?- espetó Jorge a su contradictor.

– Lo que la sabiduría de siglos de bar dice en estos casos: que sos puto, por supuesto.

– ¡Pero la sabiduría de bar es justamente el sentido común que estoy combatiendo aportando estos estudios! No seas malo…

– Mirá, pedazo de un maricón, vos estás tratando de convencer a un grupo común y corriente de parroquianos de bar de que sos un genio. Eso es contradictorio; o aceptás que sos puto o venís con algo mejor, porque eso, la verdad, es muy poco. Andá a hacerte dar, Jorgito, en serio.

– ‘Ta bien, dejalo así. Pero puta será tu vieja- Y desató una gresca que nadie en diez cuadras a la redonda va a olvidar aunque padezca Alzheimer prematuro desde ese mismo instante.

Y allá se fue Jorge a seguir leyendo diarios, portales, revistas científicas y cuanto material relativo al tema cayera en sus manos.

No se habló del tema por una semana, más o menos. Algunos dejaron de frecuentar el boliche por las lesiones y otros perdieron interés en la disputa, pero tanto Jorge como Adrián sabían que, de una forma u otra, aquello no había terminado. Así fue cómo, unos cuantos días más tarde como acabo de señalar, volvieron a cruzarse, y esta vez de forma definitiva. Jorge entró envenenado, no saludó a nadie, fue derecho a donde se encontraba Adrián y le propinó una nota de un diario guatemalteco que reproducía otra nota de un diario francés que a su vez se originaba en una de un semanario de Europa del Este. Adrián la apartó con desprecio, se bajó el cierre de la campera, extrajo del bolsillo interior un número descatalogado de la revista Muy Interesante y se lo extendió a Jorge, señalándole la pagina 87: “Investigación de la Universidad de Tubingen concluye que las personas que intentan probar su inteligencia a través de estudios académicos (no realizados en Tubingen) sufren de un bajo Coeficiente Intelectual, baja autoestima, inseguridades diversas, tendencias homosexuales latentes y tienen granos en la cara.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s