Ciclo de Filosofía… ¡en canal 4!

Dada (o dadá) la desleal competencia emprendida por el canal estatal contra la televisión (o Television) privada, canal 4 decidió responder al ataque socavando uno de los ciclos más exitosos de aquél, Prohibido Pensar, emitiendo su propio programa de filosofía, titulado posmodernamente La Muerte del Sujeto (se manejó tentativamente Prohibido Pensar Bajo Pena de Muerte, pero no prosperó)

El presentador en este caso no será un destacado académico cuyo prestigio descansa en la actividad universitaria, publicaciones y conferencias, sino el informativista estrella del canal, Fernando Biliar, de forma que la aburrida materia se convierta en un show masivo más acorde a los postulados del canal.

Asesorado por un estudiante (bastante sospechoso por esta razón) de Facultad de Humanidades que hará las veces de esclavo rastreando en los archivos y bibliotecas, el objetivo será hallar historias de hondo (como corte de cuchilla de cocina) contenido humano, en las que, desde luego, prevalezca el lado más oscuro de los guardianes de la razón. ¿Que no las hay? ¿Acaso nunca vieron Telenoche, ingenuos? Biliar puede extraer sangre hasta de una piedra (que Hegel consideraría en su condición de sujeto, por cierto) dios y Bordaberry mediante.

El joven plancha erudito, a modo de ejemplo, ya ha adelantado algunos de los frutos de su incansable (y aliterativa) labor: la homosexualidad de Foucault será expuesta sin omitir detalles escabrosos, como las orgías filosóficas micromasoquistas (ya que en ellas se deconstruía el sadomasoquismo);  Althusser, reconocida figura del estructuralismo, cuyo padecimiento mental condujo al asesinato de su esposa (¡esta es una ficha ganadora! Con este Biliar casi da vuelta la máquina); y el desfalco financiero llevado a cabo por Francis Bacon, precursor de los Peirano, precedido a su vez por Diógenes en la Grecia clásica.

Hablando de Diógenes, Biliar se equiparará en esta producción con su homónimo (también homo sapiens) Laercio, autor de las Vidas de los Filósofos, quien lamentablemente no dispuso en su época de los medios para escandalizar puestos al alcance del enorme F.B.

Y si bien Comte se casó con una prostituta y eso está muy bien, a Pedro Abelardo le cortaron los huevos, sí, así como lo leyó, ¡Eloísa fue la Lorena Bobbit de la Edad Media!, y eso está mucho mejor.  Sórdido como reunión del Forro Batllista.

Sin embargo, se ha anunciado que el contenido explosivo, mutilante, gore, psycokiller del primer programa, cuyo grado insuperable de violencia ya ha puesto en alerta a las autoridades de la URSEC, de la URSS, de la Comintern y otras 347 instituciones dedicadas a la preservación de la salud mental del público en países del Tercer Mundo. Pero Biliar se limitó a responderles con un explícito corte de manga que niega toda posible intromisión de los organismos, lo que augura el éxito sin precedentes de esta maravilla de los 9 milímetros (las cámaras de canal 4 filman en un formato similar al de las pistolas reglamentarias) No hay entidad multinacional que detenga la hemorragia de rating que se está incubando en lo profundo del Centro Montecarlo de Noticias.

Pues bien, estamos en condiciones de confirmar que el primer programa, titulado simplemente Karl perdió la cabeza, abordará el incidente que enfrentó a Wittgenstein y Popper en una batalla monumental donde lo que menos predominó fue el uso del envase de la Razón. Uno de los secretos mejor guardados de la filosofía analítica del Siglo XX, el episodio involucró, como con Trotsky y el piolet, el uso de un atizador de hierro con el que Ludwig no sólo cercenó (metáfora absurda de la disciplina) el órgano teórico de Sir Karl, sino que, completamente alienado (en el sentido no materialista histórico del término) continuó su banquete de sangre empalando a Lord Russell, Rush Rhees, G.E. Moore y Norman Malcolm, entre otros muchos. Luego pateó las cabezas hacia afuera y corrió cantando Breaking the Law de Judas Priest mientras se hurgaba la nariz con el atizador, perdiéndose en las sombras para siempre.

Karl Popper fue reemplazado por un doble como Paul McCartney tras su muerte en 1968 (la de McCartney), en tanto su cabeza siguió predicando infatigablemente el racionalismo crítico hasta que sufrió C.H.E.E. (Combustión Humana Encefálica Espontánea) en 1993.

Imperdible.

Anuncios

8 pensamientos en “Ciclo de Filosofía… ¡en canal 4!

  1. “Biliar” es el alter ego vesicular de Vilar, “Billiar”: error ortográfico. Esa imagen la voy a usar en el próximo post dedicado a canal 4.
    ¿”Hábito” como costumbre o “hábito” como prenda de vestir? ¿”Prenda” como vestido o “prenda” como garantía? Etc.
    Mejor, dejémoslo en beso y chau.

  2. Si, decía “hábito”. Supongo que como costumbre, no investigué nada. La próxima no intento introducirte palabras en otro idioma. Una se esfuerza por hacerse la culta, ¿y para qué, decime?…

  3. Lo que sucede es que cometiste la imprudencia de hacerle ese comentario al autor de un diccionario de etimologías, que no deja de indagar en lo que se oculta detrás de la palabra cual caco en la oscuridad.
    Este era el prefacio

    “La etimología, la morfogenética, la filogénesis del idioma, permiten desentrañar la mentira, la patraña, el engaño, como bien supo ver B.F. Skinner. Compendiado por los señores (están en el cielo) académicos, machazos académicos diría, don Ramón Tongueless y don Miguel Speachright, este diccionario ofrece el verdadero origen de nuestra lengua. Autores de, entre otros clásicos, Dislexia: La enfermedad definitiva, Déjalos que hablen y ¿Pa’ qué les habrá dado una lengua?, estos dos paladines del buen hablar se han empachado con 5000 años de historia para remontarse al principio del Verbo porque, como bien dice la Santa Biblia (amén) “En el principio fue el Verbo” (amén de eso, dice muy poco más)”

    También podrías intentar el camino más largo: aprender efectivamente el idioma. Esto no suele ser necesario para aparentar cultura, como con cualquier otra materia, por supuesto

  4. Me hiciste reir, jajaja. Perdón si ese no era el propósito, ilustrísimo señor. “¿Pa’ qué les habrá dado una lengua?” Ese no lo he visto en las librerías. En cuanto lo consiga, lo compro.

    Francés me gustaría aprender. Es mi sueño. El italiano nunca me gustó. Un día voy a encarar para hacerme la franchute. “Franchute” es palabra de mi abuela. Corregila a ella cualquier cosa.

    Bsts!

  5. No, no era el propósito, pero comprendo que se preste para ello.. jeje.. cuando me comunique con los señores académicos, prometo procurar un ejemplar de ese libro para tí, pa-tty. Es el más difícil de conseguir de la trilogía.

    También tengo un amigo francés que cae por casa 2 por 3, no sé si te sirve de algo. Lo mejor es aprenderlo in situ (pero no el francés; a mí no me atraen ni Francia ni el idioma)
    Ve a París, estás a tiempo. Aún no se ha incendiado como Grecia, pero no tarda, date prisa.

    Bs!

  6. ¡A mi me gustan las cosas relacionadas con Francia! Es uno de los pocos países que siempre me gustó, por la cultura, por la gente, por el idioma, por París (no hay otro país que tenga un “París”), por los mimos, etc. Yo no tengo amigos franceses. Los míos son criollos nomás.

    Ya estoy ahorrando para los pasajes. ¡No se vayan sin mi!

    Muaa!

  7. No, pero hay países que tienen Praga, Dublín, Bucarest…
    A tu edad, yo no dudaría en estafar, pedir prestado, retirar ahorros o lo que sea para hacer un viaje que te interese. Cuanto más tarde, más difícil.
    Ahora me gusta algo de Francia: Sarkozy dijo que somos un paraíso fiscal. Y “Viaje al fin de la noche” de Céline también está bárbaro. Y la catedral de Saint Denis.
    Muuuuuuuuuu! (hace la vaca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s