Mamita querida

…y es como yo te digo Marta, los chiquilines de ahora no tienen valores; graciasadios lo que es el mío, vos sabés bien, no salió como el amigo ese que tiene, el de los padres separados; el tipo un vago, flor de borracho, y ella, diosmeperdone, una negra sucia que cobra la signación por los once hijos y vive de eso nada más. Y de los machos que tiene, y si tendrá que aparece todos los días con uno nuevo. El chiquilín no tiene la culpa, yo no soy chusma pero una ve las cosas, ahora es un chorrito pero va a terminar como el padre, nidiospermita. Servime otro whisky que te sigo contando, Marta. El mío tendrá sus cosas, como todos, alguna vez robó alguna cosa chica, no te voy a negar, pero no se endroga con pasta base como ese, y además fue banderado todos los años, desde el jardín hasta ahora; uno por suerte le ha podido dar una educación y no es por sacarme cartel pero le pagamos desde los dos meses el Clara Jackson para que no vaya a un liceo de pichis, donde hasta lo pueden violar; no es que una discrimine, Marta, pero no es lo mismo, las juntas, ¿viste? El padre y yo en eso somos estrictos, hay que dar el ejemplo Marta, porque lo que aprenden en la casa es lo que después hacen por ahí, y nosotros, no es que uno se crea más que nadie, pero adelante de él Carlos y yo nunca un sí ni un no, porque la familia es la base de todo y si no terminan haciendo lo que ellos quieren, lo mismo que esos gurises sin padre ni madre. Carlos, si fuera por él, siempre me lo dice, hace rato que se hubiera ido con la atorranta esa con la que anda; no es que a mí me importe, además, Marta, ¿te imaginás al gil este al lado de esa pendeja con veinte años menos que él? Ja,ja.. ¡sí, te hablo a vos, inútil, impotente, no te hagas el sordo! Siempre de zorro, escuchando atrás de la puerta. No se le para ni con el semáforo en rojo, viejo ridículo. Eso sí, cuando estamos los tres somos una familia y eso es lo importante, Marta, que no se pierda el respeto, porque cuando los padres no se respetan ¿qué van a respetar los hijos? ¿No es cierto? Pero Carlitos tiene el ejemplo del padre y la madre que están juntos después de tantos años y de que el inservible este haya tenido quién sabe cuántos hijos por ahí; ahora sólo le queda esta que le saca la plata que no se gasta en whisky el desgraciado… hablando de eso, Marta, haceme el favor. Ahi va; yo nunca tomo, ¿viste? a veces uno chiquito, pero una cuando se desahoga, perdoname, Marta… ¡No te soporto más, hijo de puta, por tu culpa tengo que tomar quince pastillas por día, para dormir, para levantarme, para llevar a Carlitos al colegio; una pastilla para cada cosa que hago! ¡Me arruinaste la vida cuando me embarazaste, infeliz! ¿Qué te estaba contando, Marta? Ah, sí, a Carlitos lo llevamos a la psicóloga desde los nueve años porque era muy callado, no sabíamos qué le pasaba, si en casa, como te digo, seremos lo que seremos, pero a él nunca le dejamos faltar nada, de malos padres es de lo único que no nos pueden acusar, y la mujer le preguntó si en casa pasaban “cosas raras”, así le dijo, si escuchaba gritos o si no nos hablábamos o si el padre lo tocaba, o los curas del Clara Jackson. ¿Te imaginás? Uno les da todo y encima te salen con eso los psicólogos, es de no creer. Igual no me puedo quejar, me salió un chiquilín buenísimo, así gastamos también, te diré, y los remedios no sabés lo que cuestan, pero por lo menos no me salió como el hijo de la negra rea esa.

Anuncios

4 pensamientos en “Mamita querida

  1. Yo veo la paja propia, eso está claro.. jaja.. ahora tengo que difamar a los bebés; eso de que no hay bebés feos es la hipocresía definitiva, ya que es la criatura más detestable de la creación. Repugnante. Tengo que escribir sobre eso, recuérdenmelo.
    Otro para ti (el beso)

  2. Me gustó mucho como empezó el cuento, con esas palabras al estilo “diosmeperdone”. Me acordaba de mi abuela mientras leía, jajaja. Suerte que ni ella ni mi madre van a leer lo que acabo de escribir. Lo de los “machos” es tal cual comentario de chusmas del barrio. El colegio ese lo conozco porque paso por ahí todas las semanas.

    Bueno, por lo menos no le salió como el hijo de la vecina… Algo es algo.

    Después de muchos años, debo confesar que si, hay bebés feos. A mi me parecen casi todos lindos.

    Besos.

    PD: elegí una letra y escribo algo si me sale para una de las entradas.

  3. Lo de los bebés no tiene perdón de dios (si él no fuera el responsable, claro, lo que aún está por determinarse; yo creo que es la prueba de que no existe)

    La letra, tal como propuse alguna vez, sería la “Z”, por dos razones: 1) Te da el tiempo suficiente para pensar algo; y b) te permite escribir sobre zombies (en el blog hay un cuento que se llama “Necroturismo” dedicado al género, por cierto)

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s