Estimado Director de La República:

Yo, señor Director de La Reputísima… República, perdón, Federico Fasano Martens, tenía un kiosquito cerca de Tres Cruces, ¿me sigue? No me siga que le meto un cuetazo; estoy armado, he matado antes y no tengo ningún problema en volver a hacerlo. Le decía, señor Director de La Reputísima madre… La República, Doctor Federico Fasano Martens, que yo tenía un kiosquito cerca de Tres Cruces, en Juan Paullier y Sandokán.
Lo tenía prolijo, bien surtido; me costó un huevo mantenerlo, le diré, gracias a los impuestos que su gobierno “progresista” me encajó para regalarle la guita a los vagos faloperos que después me lo robaron. Porque me robaron, sí. No una, ni dos, sino ¡tres veces, señor director de La Reputísima madre que lo… La República, doctor Federico Fasano Martens! ¡Tres veces me afanaron! ¿Entiende? Y no me afanaron más porque cerré, no porque su gobierno “progresista” haya hecho algo para protegerme de los lateros a los que les regala la plata que me saca en impuestos para que después vengan a robarme.
Con el kiosquito iba tirando (sí, como los chorros cuando se alejaban después de robarme: tirando); mandaba a mi hijo a un colegio privado, el Clara Jackson, con mucho sacrificio; no quería que los tupas de su gobierno “progresista” le lavaran el cerebro en esas escuelas de guerrilleros que pusieron en lugar de los liceos de Rama; “no quiero que el gobierno te coja de parado como a mí con los impuestos para mantener vagos”, le decía, hasta que un cura del colegio se lo cogió de parado. Ese es otro tema. Yo supongo que el cura era uno de esos tupas putos que ahora, gracias a su gobierno “progresista”, se pueden casar y quieren hacer putos a la fuerza a todos los chiquilines bien. Un tapado, dirían en Maroñas. En fin, el botija ahora está con psicólogo porque quiero evitar que se haga puto como ud. y su gobierno querían; no le voy a dar el gusto, señor tupamaro Director de La Reputísima madre que lo recontra mil parió… La República, Doctor Federico Fasano Martens.
De pronto me vio en canal 4 después del último intento de robo, cuando decidí cerrar para poner un club de Pedro y juntar firmas para mandar a todos esos faloperos, que ud. y su gobierno financian con mis impuestos, en cana, donde deben estar.
Algo hay que hacer; entre los putos y el gobierno “progresista” al que sólo le preocupan los derechos humanos de los chorros y no los nuestros, los uruguayos honestos, no sé a dónde vamos a ir a parar. Bah, sí sé, como lo sabe también ud., puto reprimido, tupa, Director de La Reputísima madre que lo recontramilpariólaconchadetuhermana, Doctor Federico Fasano Martens: nos vamos a convertir, si ya no lo hicimos, en un asentamiento gigante habitado por faloperos putos y pichis, chorros, vagos, en fin, no sigo porque más me caliento.
¿Le parece justo? Mi hijo, un chiquilín que nunca tomó ni fumó ni aspiró ni se picó ni se endrogó con nada, un chiquilín que sólo iba de la casa al colegio y del colegio a misa y de misa a la oficina del cura director del liceo, ahora está con psicólogo porque un tupamaro puto se lo cogió. Yo, que toda la vida trabajé y pagué mis impuestos para que la policía me proteja, resulta que le estaba pagando la pasta base a los pichis que me robaron el kiosquito. ¿Esa es la justicia tupamara, la justicia de los pichis como me decía Pedro mientras me abrazaba cuando vino a inaugurar el club que pusimos en el local donde funcionaba el kiosquito? Bueno, permítame decirle que esa justicia se la puede meter en el culo, señor Director de la Reput… La República, Doctor Federico Fasano Martens. Yo y el resto de los uruguayos derechos, tan derechos como el brazo de Pedro (para señalar dónde están los pichis gracias a este gobierno, no entienda mal; ¡allá arriba están!) no la quiero.
Para finalizar, termino de contarle mi historia (sí, hay más): estoy preso. ¡Ah, cómo te pusiste, tupa, saltás como pelota de goma! Como tantos uruguayos honestos, ya que en su gobierno “progresista” sólo progresan los pichis, putos, vagos y faloperos, me vi obligado a hacer justicia por mano propia. Ocurrió el 31 de octubre próximo pasado, a eso de las 22 hs. Yo me encontraba sentado junto a mi hijo, mirando Telenoche 4 vigésima edición (un menor escapado del INAU, o puesto en libertad por su gobierno tupamaro, mejor dicho, había robado un comercio; eso me recordó mis experiencias y me puso en alerta) cuando sonó el timbre. Un menor de no más de 7 años, seguro fugado del INAU también, con el rostro cubierto con una máscara de Freddy Krueger, mostrando una bolsa, pretendió asaltarme al grito de “trato o treta”, que estimo significa en dialecto plancha algo así como “la guita o la vida”. Le pegué tres cuetazos y andá a cantarle a Gardel.
¿Ud. señor Director de La Reputa… La República, Doctor Federico Fasano Martens, no habría hecho lo mismo en mi lugar? Seguro que no, tupa puto defensor de los pichis.
Atentamente.
J.J.

Anuncios

2 pensamientos en “Estimado Director de La República:

  1. Mirá… yo creo que ahora todo es más inseguro que hace un par de años, y que la verdad, el gobierno no hace nada. En cuanto a los robos, si, me han robado y siento eso, que el gobierno los ampara. Son gente de bajos recursos los que me robaron. ¿Para qué usan la plata que les da el gobierno? Si se les da para que puedan comer, ¿para qué necesitan robar?

    Es más, en UTU veo como se les están dando un millón de facilidades para que estudie. Muchos de esos muchachos tiene una educación en valores, en respeto por los demás, que deja mucho que desear. Es una vergüenza. Y ellos son los que los votan… y el gobierno no hace nada. Y si, soy de las que piensa en muchas ocasiones que “hay que matarlos a todos”. Soy de las que está cansada.

    Perdón por mis opiniones, en contra de las tuyas.

  2. Por las opiniones no se pide perdón.
    Pero veamos, dejemos de lado las consecuencias de crecer al margen de los procesos de socialización elementales, de no ocupar ningún lugar en la economía, de que se trata de varias generaciones redundantes para la acumulación del capital, a diferencia del ejército industrial de reserva de Marx que cuando menos era ocupado eventualmente (una economista tan burguesa como Joan Robinson decía que en el capitalismo sólo hay una cosa peor que ser explotado, y es no ser explotado), que el mito liberal de la igualdad requiere al menos que uno pueda reconocerse como sujeto en un discurso común (y el lumpen moderno no tiene ninguna herramienta conceptual para ésto, como vos sabrás por trabajar con muchachos de esa procedencia) que la subjetividad es una construcción dialógica, como explica Hegel en la Fenomenología del Espíritu, y un larguísimo etc.; dejemos de lado, decía, todo eso que algunos pocos todavía creemos que explica, no disculpa, estas conductas.
    Veámoslo como un problema técnico, práctico: spongamos que sí estamos dispuestos a matarlos a todos, obviando las tonterías legales; que ser pobre y vivir en un asentamiento sí sea considerado un delito pasible de pena de muerte, sin discriminar entre justos y pecadores; que una democracia moderna se pueda suprimir a un 30% de la población con toda facilidad: ¿cómo los matás a todos? ¿Bombardeo, ejecución, guerra química, silla eléctrica? Es medio bravo. Entonces, considerando que no se puede hacer, hay que buscar alguna solución; al fin y al cabo, se supone que la política y las instituciones están precisamente para eso, para mediar la reacción inmediata de matarlos a todos. Aunque muchos no creemos en la democracia formal, se da por hecho, por la mayoría, que esa es la instancia donde se resuelven estas cuestiones.
    El gobierno ha hecho mucho en este terreno, no estoy de acuerdo con vos; instauró las razzias, invade asentamientos a diario, maltrata y abusa de personas inocentes, los milicos se dan el gusto de matar pichis sin consecuencias, aumentó varias veces la población careclaria en dos períodos “progresistas”. El problema no es que el gobierno no haga nada, sino que eso, a pesar de lo que muchos piensan, no resuelve nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s