Héroes del socialismo real. Hoy: Helmut Kohl

A veinte años de la caída del Muro de Berlín, y a uno del inicio de su reconstrucción (ah, ¿no lo sabían?) recordamos a este auténtico mártir del socialismo real, Helmut Kohl (nada que ver con el Canciller)

Muchos cruzaron el Muro entre 1961 y 1989 por razones económicas, por falta de solidez ideológica o por haberse dejado un par de medias tendido en Alemania Occidental. Sin embargo, Helmut Kohl lo cruzó, sí, ¡pero en ambos sentidos!

Helmut no se sentía oprimido por el comunismo, todo lo contrario, era un ferviente partidario de la construcción de una economía planificada. Es más, estaba afiliado a la Liga Spartakus de Rosa Luxemburgo y el Politburó ni siquiera se atrevía a quitarle su carnet, cosa que, como veremos en breve, habría resultado una pésima idea por parte del régimen.

Sucede que, para 1989, el Partido había adoptado una línea de industrialización acelerada y de rápido crecimiento del sector I (medios de producción) en detrimento de los medios de consumo, lo que desató una escasez crónica de chocolate. Helmut no pudo cambiar un cupón de abastecimiento por un complejo productor de acero, así que decidió ir a la RFA a buscar una tableta de chocolate y, de paso, pegarle una vichada a la Puerta de Brandenburgo.

Helmut era tan macho (de allí que tuviera el carnet de la extinta Liga Spartakus) que sobornó a un guardia, Willy Brandt (nada que ver, una vez más, con el otro Canciller) para que no lo dejara pasar. Como pasó, recobró el soborno y le robó la billetera a Willy Brandt (que no era el Canciller, aclaremos)

Una vez llegado a la Alemania capitalista, compró su chocolate, se topó con Ronald Reagan (nada que ver con el presidente, eh) en Brandenburgo y regresó silbando bajito (La Internacional) a su país.

Cuando llegó al Muro, la Stasi se había alborotado por el incidente de Willy Brandt (el Canciller, sí) de modo que Helmut tuvo que abrirse paso a empujones y patadas, rompiendo por accidente un trozo de la muralla. De inmediato la masa se mandó a atravesar el hueco, con las nefastas consecuencias para el comunismo que todos conocemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s